viernes

SABADO Y DOMINGO ....EN CIERNES

SÁBADO Y DOMINGO…EN CIERNES

Sábado, domingo, palabras mágicas, aguardan las horas tranquilas, sin trabajo, sin apremios, horas libres para hacer lo que a uno le venga en gana…

Llegué esta mañana, muy temprano, a mi pueblo, me recibieron el sol, la claridad, las nubes que se iban disolviendo poco a poco, los campos aun sin sembrar, la gente campesina y sus afanes…me recibió mi esposo, vestido como para una fiesta, me esperaba delante de la puerta de nuestra casa con una gran sonrisa en sus labios.

Cómo amo a este hombre, cómo lo extraño cuando nos separamos, cómo agradezco a la vida el hecho mágico de haberlo conocido, y de haberme permitido la extraordinaria felicidad de tener los dos hijos que tenemos.

Me alegra el alma ver a este hombre después de tantos días de ausencia, esos gestos, esas muestras de cortesía, de galantería y de amor, me llenan de ternura y de calorcito el corazón.

He dejado a mis dos hijos, lejos, con sus atavíos supremos de seres independientes y buenos, los he dejado y se ha tallado una muesca más en la madera de mi espíritu, no para sufrir, sí para hacerme más fuerte.

Mañana es sábado y a este día le sigue el domingo mágico...día de feria, de bullicio, de niños alegres a pesar de la miseria de sus ropas raídas, de sus mejillas coloraditas y sucias, domingo que desde hace muchos años es un día festivo para nosotros, sin misas, sin llanto, sin homofobia  y  sin dogmas que nos aten a ritos y a temores absurdos.

Mañana es domingo, soy libre y ¡¡estoy viva!! ¡¡estamos vivos!!

Mañana es domingo y me imagino a mi hija con su novia disfrutando de esas horas de ocio, y me imagino a mi hijo en un café esperando a un amigo o soñando con la novia que debe llegar a su vida en algún mágico momento de revelación!

 ¡GRACIAS A LA VIDA QUE ME HA DADO TANTO!






  

2 comentarios:

La acera de enfrente dijo...

La felicidad de los hijos y sus respectivas perejas radica en lo que ellos mismos creen que debe ser, y no en lo que puedan creer personas ajenas que no viven ni sienten su día a día. saludos.

Camilo Perez dijo...

Ya para esta madre es normal la sexualidad de su hija la acepta como es y ama mucho su familia como yo amo a mi novio y el a mi nosotros festejamos el fin de semana pasado nuestros 10 años y fuimos a el ensueñoreal.com Hotel Gay
de Melgar donde la privacidad, la discreción y el respeto por tu identidad sexual es la mayor preocupación.