sábado

El sentimiento de culpa


¿Qué es la culpa? ¿Qué es aquello que nos hace pensar y sentir que somos culpables de algo?
¿Es un sentimiento o es producto de lo que hemos aprendido?
Si hicimos bien o mal a alguien, si educamos bien o mal a nuestros hijos, si nos portamos bien o mal en determinada situación…
Pero ¿Qué es el bien y qué es el mal? He ahí el punto central del asunto de la culpa: ¿Qué está bien y qué está mal?
Nos enseñan desde niños qué es lo que está “bien” y qué es lo que está “mal”.
Está bien tener miedo a Dios, está bien respetar las reglas de la religión cristiana, está bien ser buenitos, está bien ser honrados, está bien no decir mentiras, no robar, no faltar el respeto a los padres, está bien visitar a los enfermos, está bien dar limosnas a los pobres, está bien ser puros de pensamiento, palabra y obra , está bien no sentir deseos carnales, está bien,……está bien…está bien…¿Está bien?...
Y, ¿Qué sucede cuando nos damos cuenta de que no estaba bien hacer todo lo que nos mandaban a hacer de niños… cuando vemos con claridad de que muchos de esos “hacer bien” son únicamente convencionalismos o normas llenas de prejuicios?
Por ejemplo, yo no doy limosnas a los "pobres" que mendigan en las calles porque he aprendido que la mayoría de ellos son vagos que usan la conmiseración para hacerse de dineros ajenos sin trabajar.
Por ejemplo, yo no soy pura de pensamientos porque he aprendido que si eres ingenuo en este mundo de fieras pues te conviertes en alimento de las mismas….yo no visito a los enfermos a no ser que sean mis familiares-amigos muy queridos…yo sí siento deseos carnales porque de esa materia estoy hecha…
Está mal decir mentiras, está mal robar, está mal ser malos, está mal ser soberbios, está mal ser irrespetuosos, está mal ser egoístas, está mal ser golosos, está mal ser descreídos, está mal no cumplir los ritos religiosos, está mal ser impuros, está mal sentir deseos sexuales, está mal adorar ídolos, está mal…está mal…está mal…¿Está mal?...
Yo, por ejemplo, soy irrespetuosa cuando alguien comete un abuso en contra mía, también soy egoísta con mis amores y mis victorias porque me han costado muchísimo esfuerzo, soy descreída porque me lo ha enseñado la experiencia de vivir en este mundo, soy golosa porque no hay mayor dicha, aparte de la alegría, de aprender a saborear un exquisito chocolate, o una fruta deliciosa en su punto exacto de maduración, y adoro todos los ídolos que me caen en las manos, como por ejemplo las flores, las plumas de colores, el ocaso de las tardes, la alegría de mis hijos, la risa de los niños,……y por todo eso ¿Soy mala?, ¿Debo sentir culpa?.
Aprendemos mucho sobre el bien y el mal….y decidimos, cuando somos capaces de actuar de un modo u otro…entonces ¿Porqué si las cosas no salen como esperábamos, sentimos culpa?, ¿Porqué como madres y padres que somos, sentimos culpa si una hija o un hijo nuestro es homosexual?...¿Porqué nuestros hijos homosexuales “deben” sentir culpa?
Porque hemos aprendido a “sentir” y “asumir” la culpa, que es una reacción emocional aprendida, por medio de la cual algunos nos manipulan y nos controlan emocionalmente.
Nos han enseñado, desde antes de nacer, que vivimos en una sociedad de culpas, que venimos a un mundo en el que siempre hay que sufrir y en el que hay culpables y victimarios, víctimas y opresores…nos han enseñado que debemos aceptar este orden de cosas ya “establecidas”.
Solamente si en verdad hemos ofendido o herido a alguien es justo que pidamos perdón, para dejar de sentirnos culpables y reparar en algo el daño que hicimos. Si no es así, ¿Es que se nos tiene negado para siempre el sentirnos victoriosos y debemos ser siempre víctimas de alguien o de algo?.

Dejemos de vivir con ese sentimiento de culpa tan dañino a nuestro ser interior.

Aprendamos a ser felices, sin remordimientos, sin culpas.

La vivencia del remordimiento es como tener algo intragable atravesado en la garganta, que finalmente se volverá contra uno mismo, es eso que sentimos cuando tenemos alguna “certeza” de que hemos actuado mal de acuerdo a nuestro propio código moral, que puede coincidir o no con el código social en que vivimos, código este que podemos aceptar o no, libremente.
La homosexualidad de nuestros hijos no significa que nosotros como madres o padres hayamos actuado mal en la vida, nosotros como padres y madres que amamos a nuestros hijos hemos hecho todo lo mejor que hemos podido hacer, siempre.
Puedes seguir lamentándote hasta el fin de tus días, pensando en lo malo que has sido, en que te has equivocado, en que educaste mal a tu hijo o hija homosexual, puedes seguir pensando en lo culpable que te sientes, y ni la más pequeña porción de culpa podrá hacer algo para rectificar ese comportamiento.
Tu culpabilidad es una tentativa de cambiar la historia, de desear que las cosas no fueran como son.
Pero la historia es así y por mucha culpa que sientas no puedes hacer nada al respecto.
La culpa es una excelente manera de ganarse la compasión de los demás.

"Yo hago lo mío y tu haces lo tuyo
No estoy en este mundo para llenar tus expectativas
Ni tú estás en el mundo para llenar las mías.
Tú eres tú y yo soy yo.
Si causalmente nos encontramos será hermoso
Si no, no importa".
(Fritz Peris)

4 comentarios:

Cynthia dijo...

hola madremoderna! pocas ahi asi mi mama es igual que usted, es mas ella misma me dijo que ya sabia que yo era lesbiana me lo dijo pues ella dice que "a las mamas no se les puede ocultar nada" y creo que tiene razon jajajaja es bueno que enseñes estas cosas lei todo tu blog muy bueno yo misma tengo blog y tambien soy lesbiana y me siento orgullosa con lo que soy asi me quiero y asi me aceptan mis papas y toda mi familia es bello cuando puedes ser tu misma y que el mundo...ruede si ellos no lo aceptan...saludos... Cynthia.

Maryana dijo...

Yo tengo un hijo gay, y me había culpado hasta hace poco tiempo, pero no por ello, sino porque fuimos padres adolescentes que no supimos educar a nuestro hijo con los valores con los que ahora contamos, "se nos salió de las manos". Pero ahora comprendemos que nuestro hijo tiene un camino muy largo que aprender, así como lo estamos haciendo nosotros.
Gracias!!!

Vero Barrera dijo...

Hola este comentario es para todas las personas huecas de cerebro y las madre ignorantes soy una mujer de 44 anos y tengo 4 hijos y una mujer y es lesviana y es la hija maravillosa k tengo y vive conmigo y su pareja mujer y vive conmigo mi nuera y las quiero a las dos mi comentario esk muncha gente normal se asustan de eso y es al reves ellas deverian de asustarse de las personas normales y a las madre les digo k quieran a sus hijas e hijos como son pork si dios les recoge a sus hijos los quisieran tenerlos vivos aumk fueran lesvianas se los aseguro

Vero Barrera dijo...

A todos los guey o lesvianas les digo siempre anden con la e frente bien levantada nunca hagachen la cabeza ante nada ni nadie